El triunfo aplastante del no, por más de 23 puntos de diferencia, en el referéndum griego del pasado 5 de julio supone una victoria histórica no sólo para el pueblo griego y sus trabajadores sino también, por extensión, para toda la clase obrera europea, demostrando que lejos de cualquier derrotismo y de la política de constantes concesiones ante lo supuestamente inevitable por parte de las direcciones de nuestras organizaciones políticas y sindicales de izquierdas, sí es posible hacer frente y vencer los planes de los grandes poderes capitalistas y financieros.

El pueblo griego ha conseguido vencer al miedo y al chantaje que la burguesía europea ha tratado de imponerle durante los últimos años, especialmente en los días previos a este referéndum. Primero forzando, por la vía de negar liquidez monetaria a los bancos del país, a que el gobierno tuviera que imponer un “corralito” y tratar de generar de esta forma una situación que fuera lo más caótica posible, y después a través de una campaña histérica en todos los medios de comunicación presentando que una posible victoria del “no” supondría la salida inmediata de Grecia del euro y un hundimiento completo y catastrófico de su economía.

Con este comportamiento completamente contrario a cualquier principio de democracia buscaban forzar la salida de Syriza del gobierno y mandar un mensaje al resto de los pueblos europeos en el sentido de que no hay alternativa posible a las injustas políticas de la UE, el BCE y el FMI. Pero estas amenazas no han servido, tras años de ajustes y recortes que han hundido las condiciones de vida de los trabajadores y los pensionistas dejando sin futuro a la juventud, todo para conseguir unos rescates que sólo han servido para poder seguir pagando a los prestamistas una deuda injusta y cada vez más abultada, los griegos han decidido que ya no se puede seguir por este camino y que es la hora de romper con la troika y sus planes.

Esta victoria es además fruto de las grandes luchas que en Grecia se ha venido llevando a cabo en los últimos años con múltiples movilizaciones, ocupaciones de fábricas y decenas de huelgas generales. Desde GanemosCCOO pensamos que ese es el camino a seguir, cualquier intento de confluir con los intereses de la burguesía y el capital para imponer una falsa paz social están de antemano condenados al fracaso. El ejemplo de Grecia demuestra que sí se puede pelear y sí se puede vencer, nuestros dirigentes sindicales debieran de aprender de la clase obrera griega y dar un giro de 180 grados en su forma de actuar rompiendo definitivamente cualquier lazo con aquellos que sólo buscan explotar cada vez más y mejor a los trabajadores para seguir enriqueciéndose a su costa.    


banner altsasu

ENLACES

link IR

link SE

link LyC

materiales
Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
Más información De acuerdo