Declaración de Izquierda Revolucionaria-Sindicalistas de Izquierda en apoyo a la huelga en Madrid de los MIR

El 13 de Julio comienza la huelga indefinida de los Médicos Internos Residentes (MIR) para tratar de poner fin a la situación de abuso y precariedad que llevan años soportando y que la guerra contra la pandemia del coronavirus ha vuelto insostenible.

Durante el estado de alarma, en los meses de marzo y abril, con los hospitales y centros de salud totalmente saturados los y las MIR, que ya en condiciones normales tienen que asumir unas responsabilidades y una carga de trabajo que no corresponden a sus funciones, han tenido que hacerlo en condiciones de mayor precariedad.

Los MIR son médicos y médicas que han terminado los 6 años de carrera, pero que aún están realizando los 4 o 5 años correspondientes a su especialización. A pesar de esto en muchos casos se han visto obligados a llevar pacientes sin supervisión, en especialidades que no son para la que se están preparando, teniendo que hacerlo además trabajando en unas jornadas abusivas.

Pero antes de la crisis de COVID-19, aunque haya sido ignorado por los medios de comunicación, la situación no era mucho mejor.

Contra la precariedad y los abusos, la lucha es el único camino

Los médicos residentes denuncian que a pesar de ser empleados públicos en formación, durante los 4 o 5 años que dura la preparación para su especialidad, no tienen un convenio colectivo que regule sus condiciones laborales y de aprendizaje.

Esta falta de regulación laboral los convierte en carne de cañón para la explotación más despiadada. Están obligados a hacer guardias de 17-24 horas aparte de la jornada laboral de 37,5 horas semanales. Contando con que lo normal es hacer entre 4 y 5 guardias al mes, nos encontramos con jornadas semanales de 50-60 horas.

Tras las jornadas de guardia, en muchos casos los y las residentes no pueden descansar y tienen que trabajar hasta 33 horas seguidas. Pero, aunque a veces tengan un tiempo para descansar, no se suelen cumplir las 36 horas de descanso obligatorias cuando la guardia es en fin de semana.

No contentos con esa explotación, son usados como personal en plantilla para ahorrar, encontrándonos cada vez con más residentes y con menos médicas y médicos especialistas en los hospitales.

Recordamos que los y las MIR son profesionales en formación, por lo que necesitan supervisión y con el descenso de contrataciones de personal especializado, la supervisión resulta imposible por las altas cargas de trabajo.

Estas son algunas de las denuncias que el comité de empresa MIR presentó el 22 de mayo en la Consejería de Sanidad acompañadas de una propuesta de convenio para los MIR cuyo propósito era trazar una línea sobre la que trabajar para solucionar estos problemas. Al no recibir respuesta de la Comunidad de Madrid (CAM) decidieron convocar la huelga.

Tras anunciar la convocatoria, los trabajadores denunciaron amenazas mediante correos de parte de la administración a todas aquellas personas que pretendieran secundar la huelga en los que se comentaba que no estaban permitidos las solicitudes de nuevos permisos voluntarios, vacaciones o licencias, ni cambios de guardias.


El PP ataca una vez más al derecho a huelga con servicios mínimos del 100%

Para intentar neutralizar la huelga, la Dirección General de Recursos Humanos de la CAM trata de imponer unos servicios mínimos del 100% para las guardias que han sido rechazados por los trabajadores. Anteriormente a las trabajadoras del servicio de limpieza del Gregorio Marañón les impusieron unos servicios mínimos del 85%.

No podemos aceptar esta situación. Nos están prohibiendo ir a la huelga, como en una dictadura. Exigimos al Ministerio de Trabajo dirigido por Unidas Podemos que intervenga y prohíba este tipo de actuaciones abusivas que suprimen un derecho fundamental de las y los trabajadores.

El escándalo de intentar imponer estos servicios mínimos resulta más llamativo si además tenemos en cuenta que legalmente los y las MIR no son personal estructural de la plantilla, por lo que no pueden formar parte de los servicios mínimos de una huelga, hecho del que han dejado constancia varias sentencias judiciales al respecto. En concreto, el caso más reciente es el de la huelga indefinida de los residentes del Hospital 12 de Octubre en 2018, en la que una sentencia de 22 de febrero de 2019, del Juzgado de lo Social nº 26, recoge literalmente que “No fueron establecidos servicios mínimos al afectar exclusivamente al personal en formación (MIR)”.

Durante muchos años la Consejería de Sanidad ha estado incumpliendo la ley obligando a los MIR a asumir la responsabilidad de especialistas sin serlo; estos médicos en formación han sido utilizados en definitiva como trabajadores en precario y sin derechos que han estado desarrollando el trabajo de médicos especialistas a los que la Consejería tendría que garantizarle unas condiciones de trabajo y unos salarios regulados por convenio.

Ahora la Consejería de Sanidad y todo el aparato de propaganda del PP, además de pretender prohibirles su derecho a huelga, intentan enfrentar a los MIR con el resto de los trabajadores sanitarios amenazando con suspender las vacaciones y días de libranza responsabilizando a los MIR de la falta de personal que provocaría la huelga para garantizar una atención sanitaria adecuada.

El cinismo de la derecha no tiene límites. El único responsable de que los MIR tengan que recurrir a la huelga, de que no haya suficientes médicos, enfermeras, técnicos, trabajadores de limpieza, etc, es el Gobierno del PP de la CAM.

En defensa de una sanidad 100% pública y de calidad

Toda esta situación arrastrada durante años, sumada a los ataques continuados hacia los derechos laborales del personal sanitario durante la crisis del COVID-19, ha hecho que los y las trabajadoras de los distintos ámbitos de la sanidad hayan vuelto a tomar el camino de la lucha por una sanidad 100% pública y de calidad.

Primero las concentraciones a las puertas de numerosos centros de salud de toda la CAM, después las movilizaciones contra la privatización de Hospital Niño Jesús, seguido de la huelga del sector de la limpieza del Gregorio Marañón ante el anuncio de la privatización del servicio y ahora los y las residentes MIR.

El Gobierno del PP de la CAM liderado por Isabel Díaz Ayuso continúa con la política de ataque a la sanidad pública trazada por Esperanza Aguirre y sigue profundizando en las privatizaciones, los recortes y el maltrato y explotación más descarnado contra los y las trabajadoras del sistema sanitario público.

No se puede tolerar ni un paso atrás en los derechos de los y las trabajadoras ni en en los recursos que necesita urgentemente la sanidad pública.

Llamamos a todos los trabajadores a apoyar la huelga de los y las residentes MIR que reivindican derechos laborales elementales y una formación de calidad para poder ejercer su profesión dignamente.

La huelga de los MIR debe ser la punta de lanza que suponga el inicio de la lucha de todos los trabajadores de la sanidad de Madrid y de todo el Estado por revertir los recortes en la sanidad pública, por el aumento drástico de los recursos dedicados a ella, por la contratación inmediata del personal sanitario necesario y por unas condiciones de trabajo y salariales dignas.

En el contexto de la movilización de los MIR hay que organizar e impulsar una huelga general en el conjunto de la sanidad pública madrileña, tanto de sanitarios como de servicios asociados (limpieza, cocina, lavanderías, etc.). ¡Basta de lucrarse a costa de nuestra salud!

Ya es hora de que CCOO y UGT dejen de mirar para otro lado y abandonar ya su nefasta política de paz social. Por otro lado el resto de organizaciones sindicales de clase (CGT, MATS, etc) tienen también en sus manos una gran responsabilidad. Deben movilizar todas sus fuerzas y recursos para organizar en todos los centros sanitarios de la CAM una campaña de asambleas, reuniones, reparto de propaganda, etc, para organizar esta huelga general sanitaria.

De esta forma los trabajadores del sector verán confirmado en la práctica que las organizaciones sindicales están organizando la lucha en serio, con confianza y que están dispuestas a llegar hasta el final. Así además la gran mayoría de delegados, afiliados y simpatizantes de CCOO y UGT participarán con entusiasmo en la preparación de la huelga.

Con la lucha conseguimos construir y desarrollar el sistema público de salud y con la lucha lo defenderemos y mejoraremos, no hay otro camino.

¡La sanidad pública no se vende, se defiende! ¡Viva la lucha de los y las MIR!


Denuncias de Clase

ENLACES

link IR

link SE

link LyC

materiales

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.