Panfleto repartido en la bahía por los compañeros de la CGT de Cádiz
 
Desgraciadamente, ha muerto otro trabajador en Navantia-San Fernando. Otro compañero resultó herido. 
Es el segundo muerto en un mes. Algunos dirán que fue la fatalidad, el karma o la voluntad divina, pero la verdad es otra: la culpa de estos accidentes la tiene la precariedad laboral, el anteponer la producción a todo, el ansia de beneficios empresariales, la brutal explotación de los trabajadores.
 
Mañana no puede ser un día de trabajo normal en las tres factorías gaditanas. Esperemos que el comité de Navantia-Cádiz rectifique su vergonzosa actitud de hace un mes (cuando pretendía limitar la respuesta a 5 minutos de silencio y poner la bandera a media asta) y no oblique a volver a mandarle un piquete a sus puertas.
 
Pero la respuesta no puede ser protocolaria. Los minutos de silencio y el día de luto se han convertido en un ritual. Hay que reivindicar una mejora drástica de las condiciones laborales porque las actuales favorecen la siniestralidad. Y los responsables de las malas condiciones laborales tienen nombres y apellidos: los empresarios de la industria auxiliar y la dirección de Navantia, que también es responsable porque alienta o tolera las jornadas excesivas, las violaciones de los convenios colectivos, los abusos patronales, etc. Unos y otros llevan años colaborando para empeorar las condiciones laborales de los trabajadores del sector naval. Hay que decir ¡basta! Hay que convocar una nueva HUELGA GENERAL DEL METAL DE LA BAHÍA DE CÁDIZ.
  
Que la dirección de Navantia deje de llorar lágrimas de cocodrilo y que demuestre que no quiere más muertos mejorando las condiciones laborales mediante la contratación directa de los trabajadores que necesita. Nada justifica la existencia de unos intermediarios parasitarios, excepto favorecer intereses privados.
 
El miércoles de la semana pasada, trabajadores de la industria auxiliar se colocaron en las puertas de las tres factorías de la bahía de Cádiz reclamando el pago de deudas salariales. A raíz de esa acción reivindicativa, la dirección de Navantia envió a toda la plantilla de la principal un correo diciendo que esa acción había causado pérdidas económicas injustificadas, que había acordado la apertura de un expediente de investigación y que iba a instar a la industria auxiliar a tomar medidas.
 
Ese correo de la dirección de Navantia representa un intento de amedrentar a los trabajadores para que no luchen. Si la dirección de Navantia quiere investigar algo, que investigue estos accidentes mortales y, sobre todo, que tome las medidas necesarias para que nunca más se produzca una muerte en el trabajo. Esas muertes causan una pérdida infinitamente mayor que un piquete en las puertas porque la vida de un trabajador no hay dinero que la pague.
 
¡¡¡ POR UNA NUEVA HUELGA GENERAL DEL METAL DE LA BAHÍA !!!
 

banner altsasu

ENLACES

link IR

link SE

link LyC

materiales
Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
Más información De acuerdo