“CCOO debería aparecer pegada al terreno, apoyando a los trabajadores y trabajadoras, y no como estructuras que esperan a que escampe”

El pasado 29 de octubre fue elegido secretario general de la Unión Comarcal de CCOO de Cartagena Juan Pedro Martínez, trabajador de Navantia y firmante del manifiesto de GanemosCCOO. A continuación puedes leer la entrevista realizada tras su elección y tras la celebración del congreso extraordinario de CCOO de Murcia.

Lee los testimonios de algunos afiliados/as sobre el congreso extraordinario CCOO de Murcia

GanemosCCOO.- ¿Cómo valoras los resultados de la votación en que saliste elegido?

Juan Pedro Martínez.- He obtenido 575 votos, frente al candidato de la Federación de Industria y de la Unión Regional de Murcia, que obtuvo 432, que ha contado con medios, liberación sindical, teléfono, despacho y acceso para poder dirigirse directamente a los afiliados. El hecho de que más de 1.000 personas (15% del censo) hayan participado en esta votación es muy positivo, pues supone la elección directa de los órganos, lo que es mucho más democrático y participativo que nuestro sistema tradicional de elección delegada.

GCCOO.- La elección del secretario general mediante sufragio universal de toda la afiliación del ámbito correspondiente (en tu caso, la Unión Comarcal de Cartagena) no es el procedimiento habitual en nuestro sindicato. ¿Cómo se llegó a eso?

JPM.- Fue una decisión tomada en el X Congreso Regional, hace ahora casi 3 años. Yo era miembro de la Ejecutiva Regional y mi responsabilidad era la de responsable de la Comarca. La crisis de la Unión Regional fue demorando la puesta en marcha de este proceso de elección directa y se ha realizado en el marco del Congreso Extraordinario de CCOO de Murcia. Creo que este método debería extenderse a todos los órganos unipersonales.

GCCOO.- ¿Cuál fue la actitud del aparato?

JPM.- En el IV Convenio de Navantia, que fue firmado por una parte de CCOO, yo defendí que no debía firmarse, pues, al margen de su contenido, con el que no estaba de acuerdo, tampoco fue refrendado por la mayoría de los trabajadores. El argumento era que cinco centros lo apoyaron frente a dos, pero si contamos una persona un voto, resulta que el SÍ obtuvo 1.900 votos frente a 2.400 votos del NO. Es decir, no obtuvo el apoyo de los trabajadores. La Federación Estatal desautorizó la firma, pero la Federación Regional la apoyó y, junto con la Unión Regional, me cesaron como Secretario Comarcal en septiembre de 2014. Fui sustituido por el que ahora ha competido conmigo por la secretaría general.

Recurrí la decisión, pues el cese lo tenía que realizar el Consejo Regional, que no fue convocado. Después de 4 meses, la Comisión de Garantías Confederal me dio la razón y, cuando iba a recuperar el puesto, en febrero del 2015, la Comisión Ejecutiva Confederal nombró una gestora en CCOO Región de Murcia, cesando a todos los órganos, incluidos los secretarios comarcales que estábamos ejerciendo de forma provisional hasta que no se iniciase el proceso de elección que debía hacerse.

Los lectores juzguen si esto es juego limpio o no. Pero como en algún foro se ha comentado, “la afiliación de la comarca, democráticamente, ha restituido una decisión antidemocrática de la Ejecutiva Regional”. Por cierto, la Audiencia Nacional ha anulado el IV Convenio, lo que supone que llevábamos razón los que decíamos que no debía firmarse.

GCCOO.- En la Unión Regional de Murcia hubo una gestora y, de hecho, el pasado 14 de noviembre se ha celebrado un congreso extraordinario para elegir nueva Comisión Ejecutiva y secretario general. ¿Puedes explicar qué ha pasado?

JPM.- Desde la celebración del X congreso en enero de 2013, el Sindicato en Murcia está dividido, dándose la circunstancia de que el bloque que apoyaba al secretario general anterior, Daniel Bueno, tenía mayoría en la Ejecutiva pero estaba en minoría en el Consejo, así que todos los informes, presupuestos, etc. eran tumbados por el Consejo, lo que hacía que la organización estuviera bloqueada. Ante la situación, en febrero de este año la Ejecutiva Confederal nombró una gestora de 9 miembros, 6 de Murcia (3 de cada sector) y 3 de la Confederación (Carlos Bravo, María Cardeñosa y Aquilino Gabaldón). Se suponía que el objetivo debía ser superar la situación, y para ello era fundamental el papel de la Confederación.

Se convocó el Congreso Extraordinario, se realizaron las Asambleas de los distintos niveles y se eligieron 83 delegados y delegadas de las distintas federaciones, más los 9 de la gestora como miembros natos. El congreso del día 14 se afrontaba con el sindicato dividido y dos candidatos: Salvador Soto, de la Federación de Servicios a la Ciudadanía, y Ángel Soler, de la Federación Agroalimentaria, con una ligera ventaja de Salvador Soto, pues se daba por hecho que los tres representantes de la Confederación no iban a votar. Así lo habían manifestado ellos en las reuniones de la Gestora y así lo establecen los estatutos y normas que se han desarrollado, que indican que la condición de elector y elegible la tienen los afiliados y afiliadas en su ámbito, y los tres representantes de la Confederación son afiliados de Madrid.

De cualquier forma, siendo cierto que la división no estaba superada, mi opinión es que la Confederación debía mantenerse al margen y dejar que fueran los delegados y delegadas de Murcia quienes decidieran.

En el Congreso se planteó, por parte de los representantes de Salvador Soto, que los 3 compañeros de la Confederación no votaran, pero estos hicieron caso omiso, siendo el resultado de 47 votos a favor de Ángel Soler, frente a 45 de Salvador Soto, lo que supone que los 3 representantes de la Confederación han modificado la voluntad de los afiliados y afiliadas de Murcia. Seguramente lo idóneo hubiera sido no convocar el Congreso Extraordinario, pues la situación de confrontación se mantenía y queda un año para el Congreso ordinario.

El Congreso está impugnado y estamos a la espera de que se resuelva la situación.

GCCOO.- ¿Qué opinas de la situación del movimiento obrero y específicamente de la situación de Comisiones Obreras?

JPM.- En estos momentos, el movimiento obrero está debilitado con ataques muy serios contra los derechos de los trabajadores, que terminamos pagando la crisis con recortes, no solo de condiciones de trabajo, sino también de espacios democráticos. La reforma laboral ha sido durísima y la precariedad se está instalando en el mundo del trabajo. En esta situación, CCOO deberíamos estar pegados al terreno, apoyando a los trabajadores y trabajadoras, y aunque la correlación de fuerzas no nos sea favorable, el sindicato debe aparecer como defensor de los derechos sociales y no como estructuras que estamos esperando a que escampe. Puede que escampe, pero no vaya a resultar que los trabajadores y trabajadoras no vean en nosotros la organización que los ha defendido y en la que puedan confiar el futuro. Tenemos retos muy serios por delante y Comisiones Obreras debe poner en marcha los compromisos que adquirimos y que hasta ahora se quedan en el plano teórico. Si nos examinan, suspendemos, y lo peor es que lo sabemos y no hacemos nada para evitarlo.

Cartagena, 19 de noviembre de 2015


201007 bnner 1

Denuncias de Clase

ENLACES

link IR

link SE

link LyC

materiales

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.