El pasado viernes 24 de abril la Dirección de Correos se reunía con los sindicatos mayoritarios de la empresa. En dicha reunión correos manifestaba sus intenciones de “desescalada” (nunca hemos dejado de trabajar) para la inmediata vuelta a la normalidad en la actividad laboral.

( https://www.eleconomista.es/empresasfinanzas/noticias/10498540/04/20/El-colapso-en-Correos-pone-en-peligro-los-contratos-con-Amazon-y-Alibaba-.html )

Los planes de la empresa continúan en la línea de la política criminal mantenida durante toda la crisis sanitaria contra sus trabajadores. Se anticipan, en pleno estado de alarma que en próximos días volverá a ser ampliado, medidas tan escandalosas como recuperar en el sector de la distribución el 100% de las secciones de reparto con el consiguiente hacinamiento de trabajadoras y trabajadores (hasta ahora estábamos trabajando días alternos) y recuperar prácticamente el horario completo al público en todas las oficinas.

A partir del 11 de mayo pretenden incorporar a los trabajadores mayores de 60 años sin patologías. Y todo ello sin realizar test de detección, cuando un solo positivo sin síntomas puede provocar un contagio masivo.

Correos miente sobre el número de contagios

Según la empresa el objetivo es entregar durante esta semana más de un millón de envíos acumulados y en las dos siguientes empezar a incorporar nuevos envíos y captar nuevos clientes.

Los mismos que nos enviaron a las calles sin ningún tipo de protección y que argumentaron que las mascarillas no eran necesarias, ahora dicen que velarán porque se cumplan las medidas de seguridad y que sin equipos de protección no se puede trabajar. El cinismo es increíble, mientras el Gobierno valora aumentar el estado de alarma se va a obligar a regresar a trabajadores considerados grupos de riesgo (los mayores de 60 años sin patologías son 5.000).

Los trabajadores y trabajadoras de Correos tenemos que seguir sufriendo como se frivoliza con nuestras vidas con argumentos como que los “servicios mínimos” se fijaron para frenar los contagios en un momento en el que no había suficientes equipos de protección pero la situación ha cambiado.

Para preparar esta criminal vuelta a la normalidad total la Dirección de la empresa miente descaradamente en cuanto al número de compañeras y compañeros afectados. Basándose en un supuesto cambio en la metodología presentan una cifra de 50 casos de contagio.

Según CCOO y UGT la empresa viene ocultando los datos de contagiados desde el 13 de abril. Fuentes de CSIF hablan de 3 muertos, 1.000 casos positivos y 3.000 en cuarentena.

Los últimos datos fiables presentaban un número de contagios que afectaban a un 1,599% de la plantilla total, casi cinco veces por encima del porcentaje de contagios de la población en España, colocando al colectivo de Correos como el de mayor número de afectados del país, solo por debajo del Sanitario (4,875%) y levemente por encima de las fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado (1,588%).

(https://www.canarias7.es/economia/el-personal-de-correos-con-mayor-indice-de-contagios-BC9114883)

Mientras el colectivo sanitario sigue denunciando la falta de material y la OMS advierte de un posible rebrote aún más grave si la desescalada se precipita, Correos en un acto absolutamente temerario contra su plantilla y contra la población, quiere acelerar la vuelta a la normalidad para repartir productos on-line totalmente innecesarios.

Sus beneficios, nuestros muertos

El verdadero motivo de la “desescalada” salvaje que planea Correos es la presión que están ejerciendo las empresas privadas de venta on-line en un momento de repunte de esta. Una vez más comprobamos como se utiliza una empresa pública no para dar servicio de calidad a los ciudadanos sino para seguir manteniendo los beneficios de multimillonarios como Jeff Bezos (propietario de Amazon).

Según informan fuentes cercanas a la empresa, las plataformas Amazon y Alibaba están presionando a Correos para que realicen los servicios contratados y han llegado a amenazar con romper sus contratos y limitar su vinculación a los envíos a zonas rurales.

“Los contactos con los grandes clientes son diarios y la presión también. Amazon y Alibaba no entienden el problema y solo quieren saber cuándo se va a repartir el stock acumulado y se normalizarán las entregas. Si no se recupera la normalidad pronto se buscarán otro proveedor”, explican fuentes no oficiales de la compañía, que han recordado que solo Amazon tiene un contrato de 100 millones de euros con Correos. (eleconomista.es 23-04-2020)

Correos ha estado vendiendo a la opinión pública que reducía su actividad a la prestación del SPU (Servicio Postal Universal) porque este era un servicio esencial para la ciudadanía y que de esta manera velaba por la seguridad de sus trabajadores. Pero acogiéndose a unos supuestos “servicios mínimos”, a la vez derivaba todo el reparto de paquetería on-line a los compañeros y compañeras de la filial Correos Express que están siendo explotados desde el principio de la crisis sin ningún tipo de miramiento.

“Los almacenes y la logística de Correos Express no pueden absorber toda la carga de trabajo y aunque se están doblando turnos, hay más temporales y se ha funcionado en festivos, es imposible sacar el reparto de Madrid y otras regiones y cumplir con los plazos” explican fuentes sindicales.

Es decir, ahora que han exprimido a la plantilla de Correos Express y estos trabajadores ya no dan más de si vienen a por la plantilla de Correos.

La actitud del Gobierno respecto a la mayor empresa pública del país continúa siendo absolutamente escandalosa y criminal. En pleno estado de alarma, cuando se está barajando su posible ampliación hasta finales de mayo, cuando se está hablando de un posible rebrote del virus si no se cumplen estrictamente las medidas de confinamiento, etc por parte de los ciudadanos, Correos pretende acabar con las mínimas medidas de seguridad que había tomado y retomar la normalidad de la actividad incrementando exponencialmente el riesgo de contagio entre la plantilla y la ciudadanía.

Vergonzosamente asistimos una vez más como se anteponen los beneficios de las multinacionales de venta on-line a la salud y los derechos de los trabajadores.

Desde Sindicalistas de Izquierda seguimos exigiendo la paralización de la actividad. Solo un sindicalismo combativo basado en la acción directa de la clase trabajadora sirve como herramienta para salvaguardar nuestros derechos y defendernos de los ataques que vamos a sufrir con la excusa de recuperar beneficios.

 


201007 bnner 1

Denuncias de Clase

ENLACES

link IR

link SE

link LyC

materiales

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.