Rivamadrid es una empresa municipal del Ayuntamiento Rivas-Vaciamadrid gobernado por una coalición formada por IU-Equo-Más Madrid, que brinda servicios de limpieza de edificios, limpieza viaria y jardinería.

Desde el comienzo de esta crisis la empresa ha tomado tarde y mal cualquier medida de protección de las y los trabajadores a la hora de realizar sus trabajos. Una vez que se sabía la gravedad del virus, por parte de la empresa no se ha dado ninguna indicación ni se ha reorganizado los turnos, ni se han puesto a disposición de los operarios ninguna medida de protección frente al contagio, ni en sus instalaciones ni entre nosotros, ni siquiera para realizar nuestro trabajo en la calle donde quizá estemos más expuestos.

Una vez declarado el estado de alarma la vuelta al trabajo fue con la conciencia de que se iban a tomar medidas a nivel de reorganización de turnos, de medidas de protección e incluso de qué tipos de trabajos íbamos a realizar. Ninguna de ellas se tomó en su momento, sino que se han ido tomando por la presión de los trabajadores al ver en qué condiciones y que trabajos íbamos a realizar.

El mismo lunes bajo el estado de alarma, los jardineros en cuadrillas se preguntaban en qué medida el servicio de jardinería era esencial ante la gravedad de la situación; cinco días después seguían desbrozando en los jardines sin mascarillas ni guantes. Seguían recortando setos de forma inútil. Y la pregunta es la misma que en otras empresas, ¿“es esencial el desbrozar o recortar” con la gravedad de la situación? Pues según nuestra dirección, nuestro Ayuntamiento “mantener bonita la ciudad” hace aumentar la moral del confinamiento en casa.

Es de verdad indignante. Compañeros que pasean de arriba abajo con un carro de limpieza en calles desiertas ¿para qué son necesarios en estos momentos? ¿No será que cumplir los objetivos sea lo primero para justificar el gasto, aunque sea exponiendo a los trabajadores en la calle a que contraigan el virus, y luego, confinados en casa se la transmitan a sus familias? ¿No será que vale más una partida presupuestaria que nuestra salud?

El mismo lunes después de declarar el estado de alarma pensábamos que todas aquellas tareas y servicios no esenciales (jardinería, puntos limpios, servicio de quita pintadas, recogida de podas…) servicios que, siendo importantes, podrían esperar a que pase esta crisis, se suspenderían. Pensábamos que nos iban a reorganizar para dar servicio de limpieza, desinfección, etc., en turnos, con medidas de protección, para mantener la ciudad en las condiciones de limpieza mejores. ¡Que ilusos qué fuimos! El mismo lunes en el que con tanta gravedad se nos llamaba a la responsabilidad, nosotros seguíamos haciendo las mismas tareas cada uno en su sitio, con los mismos vehículos sin desinfectar, sin ninguna medida de protección, en los mismos horarios, con los mismos turnos.

Y los casos de infección que ya habían empezado a darse se intentaban ocultar. Primero al entrar a tu turno podías ver como se abrían las puertas para que “corriera el aire” y así no “infectarnos”, entrar, como están en la construcción, solo unos cuantos en los vestuarios, vestuarios que hasta que no pasaran estos casos no se empezaros a limpiar a fondo. En definitiva, medidas tarde y a regañadientes, como en muchísimas empresas donde se nos está obligando a trabajar sin ser esenciales solo para no perder ni un céntimo de beneficio. Así es, y no de otra manera.

La empresa ha reorganizado los turnos a partir del séptimo día de estado de alarma, a partir del quinto se han repartido mascarillas. Pero quien quiera creer que ha sido una iniciativa de la empresa se equivoca. Han sido plantes en la calle, con compañeros que se han negado hacer su limpieza si no era con protección. Han sido los plantes en la puerta de la empresa los que han obligado a reorganizar los turnos. Ha sido la presión por lo que se han reorganizado los movimientos en vehículos ante la imposibilidad por el estado de alarma de ir más de un ocupante en los mismos. Esa han sido las razones, el plante y la presión de los trabajadores, si no, seguiríamos haciendo el mismo trabajo inútil en este momento, solo para justificar un presupuesto y a los estómagos agradecidos de unos cuantos que viven sin tener en cuenta la salud de los trabajadores.

Y digo que ha sido la presión de las cuadrillas porque de ninguna forma nos ha llegado ninguna propuesta por parte de nuestros sindicatos, ni una. Nos hemos tenido que tragar uno detrás de otro los comunicados de la empresa, todos negando la gravedad de la situación y sin tomar ninguna medida seria, todos con el mismo lenguaje de unas instrucciones de cómo montar una tienda de campaña, con dibujitos de gente tosiendo en el codo; de verdad muy indignante.
No habido ninguna Asamblea, ningún escrito, ninguna postura. No, no necesitamos este tipo de política sindical que va a rebufo de la empresa, no, necesitamos una política que defienda la salud y el trabajo de los trabajadores.

Todavía a día de hoy, en un Ayuntamiento dirigido por IU-Equo-Más Madrid, organizaciones que se reclaman de la izquierda, una vez reorganizados los servicios no sabemos ni cómo nos va a repercutir, ni qué tareas vamos a realizar. Esta es la forma de cómo se dirige una empresa, la improvisación o, mejor dicho, la ganancia antes que nuestra salud. Pero lo que nos parece más grave es la ausencia del comité de empresa, nada, ni un balbuceo. Esto es lo que tenemos que cambiar porque esto no nos sirve. Y lo que no sirve a la clase trabajadora se debe cambiar.
 
Basta ya de hipocresía, con la salud no se juega, si quieren ganar dinero a base de nuestras vidas nos encontraran de frente, ahora en estos duros momentos y más tarde cuando quieran robarnos hasta la última gota de nuestro esfuerzo.

No a los trabajos NO esenciales
Ni un Despido, Ni ERTE, Ni ahora ni después de la Crisis
Por el cien por cien del salario mientras dure la Crisis


201007 bnner 1

Denuncias de Clase

ENLACES

link IR

link SE

link LyC

materiales

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.